INICIO GENERAL MUSGOS UTILIDAD HISTORIA LITERATURA LINKS CONTACTO








MUSGOS DE CHILE

TÉCNICAS DE RECOLECCIÓN Y DETERMINACIÓN DE MUSGOS

 

Existen algunos procedimientos tradicionales para la recolección y determinación de musgos que son importantes de considerar a la hora de intentar conocer el nombre de una briófita.

Cuando recolectamos un musgo o una hepática, debemos hacerlo con cuidado de no dañar las estructuras subterráneas de la planta. Para esto se utiliza una espátula para las especies que crecen sobre tierra y un cuchillo para sacar las especies cortícolas. Idealmente, hay que sacar las muestras de suelo con algo de tierra y las cortícolas con la corteza de origen.

 

Los especímenes se depositan en bolsas de papel o en sobres hechos con papel de diario (como se muestra en la figura de la derecha).

Estos sobres deben contener una cantidad suficiente de material, sin eliminar la colonia por completo (ver figura; derecha, abajo), que permita por lo menos obtener dos o tres duplicados para enviar a un especialista en caso de que se necesite una segunda opinión de lo que estamos determinando, o para enviar a algún herbario para dejar un respaldo de la colección.

Es útil escribir en el sobre de papel algún dato del microhábitat del especímen colectado. También se debe anotar el número de la colección (que debe ser único!) y el nombre de la especie si somos capaces de determinarla en terreno. Esto se debe corroborar luego en el laboratorio con la observación microscópica del especímen.

Los sobres deben ponerse a secar lo antes posible, ¡sin prensar! Al prensar las plantas, éstas pueden perder su forma natural o bien, ciertas estructuras pueden aplastarse y perder utilidad a la hora de determinar el material. Lo mejor es dejarlos secando al sol o cerca de una estufa por tres o cuatro días. En climas secos basta con dejar los sobres abiertos por unos días hasta que sequen las muestras.

El mayor enemigo de las colecciones en una primera instancia son los hongos, por lo que debemos mantener nuestras plantas lo más secas posible, tratando de no ocupar bolsas plásticas al recolectar (usar género o lana para transportar las muestras, para que respire la muestra), y poniendo a secar lo antes posible.

 

 
Arriba: sobre de colecta hecho con hoja de papel de diario de 31 x 28 cm (obteniendo un sobre de 14 x 10 cm). Abajo: sobre abierto mostrando la cantidad ideal de musgo necesaria para una buena colección de donde sacar duplicados
     

 
Recolectando briófitas. Se pueden ver los sobres de papel, bolso de lana (o cualquier tela permeable) para depositar muestras, GPS, libreta de notas resistente al agua y cincel (en casos extremos resulta una herramienta útil, sobre todo si hallamos un hermoso líquen crustoso). *No se muestran la espátula y cuchillo, herramientas fundamentales a la hora de recolectar briófitas.
 

 
Secado de muestras. Dado que los hongos son los mayores enemigos a la hora de herborizar briófitas, debemos aprovechar toda oportunidad para que las muestras se sequen lo antes posible. En la foto, secando colecciones mientras llueve en Fiordo Mitchell, Aisén.
 

Cuando recolectamos debemos tener la precaución de anotar en una libreta de notas los datos ecológicos del lugar donde estamos trabajando (tipo de vegetación, especies vasculares dominantes, luminosidad, humedad, tipo de suelo, roca o corteza, etc.), y los datos geográficos (región, localidad, coordenadas geográficas, altitud). Esto se anota una sola vez, se le asigna un número, y luego se le pone ese número a cada sobre que contiene las muestras que recolectamos en el sitio, incluyendo los datos del microhábitat particular de cada planta (por ej.: sobre roca ácida, sobre tierra en talud, adherido a rocas sumergidas, epífito en Nothofagus, etc.).

Con esta información podemos crear una etiqueta, que se le pegará al sobre definitivo de la planta, el que puede ser hecho con una hoja de impresión normal tamaño carta (idealmente se hacen con papel libre de ácido, si lo tenemos disponible). La etiqueta debe quedar más o menos así:

 

 

 

Ahora, para determinar correctamente el material debemos tener un conocimiento previo mínimo de la literatura existente, dado que todavía no existe una clave regional completa que nos permita determinar cualquier especie de musgo chileno. La bibliografía para determinar correctamente musgos chilenos se puede revisar aquí.

Para determinar un musgo podemos observar material fresco o seco (secado conforme al protocolo entregado más arriba). Hay algunos géneros (como por ej. Achrophyllum) en que el material hay que observarlo idealmente fresco o fijado en formalina o alcohol, pues al secarse las plantas difícilmente recuperan su forma original.

Antes de observar un musgo seco debemos hidratarlo en agua tibia o agua con jabón, para reducir la tensión superficial del líquido. Una vez que el musgo está completamente hidratado, procedemos a disecarlo, sacando con mucho cuidado sus hojitas con pinzas de relojero (o con agujas de disección) trabajando sobre un portaobjeto con una gota de agua bajo la lupa binocular.

   
  Izquierda, arriba: microscopio óptico (máximo 400x de aumento) y lupa binocular (máximo 40x de aumento). Izquierda, abajo: 1. Pinzas de relojero; 2. Hojas de afeitar; 3. Aguja(s) de disección; 4. Gotario; 5. Regla; 6. Cubreobjetos; 7. Portaobjetos.
     
Disección del material: (izq.) sacando las hojas de la planta; (centro) realizando cortes de hojas y tallos a mano alzada con hoja de afeitar; (der.) realizando cortes de hojas y tallos con la ayuda de la aguja de disección.

La mayoría de los musgos se pueden determinar contando sólo con plantas estériles (gametofitos), sobre la base de la morfología general de las hojas (forma, disposición, presencia de limbidio, base diferenciada y/o aurículas, tipo de borde, concavidad de las hojas, etc.), la morfología de las células foliares (forma y tamaño, tipos de paredes, presencia de células alares, diferenciación de células proximales y distales, etc.), la anatomía del nervio (muy importante en Pottiaceae, Grimmiaceae, Dicranaceae, entre otras) y de la hoja en sección transversal (papilosidad, curvatura del borde), y otros caracteres morfo-anatomicos de tallos y rizoides.

Sin embargo, para algunos grupos de musgos es fundamental contar con plantas fértiles, ya sea con gametofitos provistos de gametangios o con esporofitos maduros, para poder determinar la muestra. Los gametangios nos indican la sexualidad de las plantas (dioicas o monoicas; estas últimas pueden a la vez ser autoicas, sinoicas, paroicas, etc.). Los esporofitos nos entregan múltiples caracteres morfológicos para corroborar la identidad de la planta (largo, curvatura y color de la seta, morfología general de la cápsula, tipo de peristoma, morfología de la caliptra, forma, tamaño y ornamentacion de las esporas, etc.). El saber qué géneros requieren de la observación de plantas fértiles para llegar a determinaciones a nivel de especie se aprende con la experiencia y el dominio de las claves disponibles para cada grupo.

 

Existen algunos reactivos químicos necesarios para la correcta determinación de ciertos grupos de musgos.

El cristal violeta (o también el azul de metileno) sirve para teñir las estructuras hialinas que no se aprecian bien en el microscopio óptico. Ayuda mucho para observar endostomas, y es imprescindible para la correcta determinación de Sphagnum, ya que permite ver los poros de las células hialinas de las hojas, así como los poros de las células de los tallos y ramas, cuando los tienen.

 

     

El hidróxido de potasio (KOH) se utiliza especialmente en los musgos pertenecientes a la familia de las Pottiaceae, para realizar pruebas de cambio de color. Los compuestos químicos almacenados en las paredes celulares de las hojas de los musgos reaccionan de distinto color dependiendo de su composición química. El KOH se utiliza en musgos en concentraciones del 2%, y produce un cambio rápido en la coloración de las plantas que va desde el amarillo pálido al rojo ladrillo.

La solución de Hoyer (Hoyer's solution) se utiliza para realizar preparaciones permanentes. Estas preparaciones son muy útiles para guardar junto a los especímenes de herbario, de este modo se ahorra tiempo al querer comparar material dudoso con plantas de nuestro herbario, ya que no debemos hacer de nuevo todo el proceso de disección de la planta cada vez que queremos observar cortes de hojas, tallos o preparaciones de peristomas o gametangios. Descarga aquí el artículo con las instrucciones para preparar esta solución.

 

LITERATURA

Anderson, L.E. 1954. Hoyer's solution as a rapid permanent mounting medium for bryophytes. The Bryologist 57: 242-244. (pdf)

Delgadillo, C. 1986. Técnicas especiales de recolección y preparación de ejemplares de grupos selectos de plantas: Briófitas. En: Lot, A. & F. Chiang (eds.) Manual de Herbario. Consejo Nacional de la Flora de México, A.C. Pp. 77-82.

 

 

Juan Larraín 2010

Creative Commons License

 

El material contenido en esta página puede ser libremente utilizado bajo los términos de una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0. Cualquier uso de carácter comercial debería ser consultado previamente con el autor.

 

Citar esta página como:

Larraín, J. 2010. Musgos de Chile. URL: http://www.musgosdechile.cl (incluir fecha en que fue obtenida la información)